La Andró-meda Secreta, donde nos esperan sorpresas para los aficionados de la buena mesa

Este restaurante aparece con cinco estrellas en TripAdvisor, es uno de esos rincones modestos que se han hecho famosos por el voz a voz.

Restaurante Crítica

Un payaso, megáfono en mano, nos recibe en la puerta invitándonos a entrar: “Sigan, damas y caballeros: ¡hay almuerzo ejecutivo para todos los que quieren dañar el proceso de paz!”.

Al adentrarse al complejo, los oídos comienzan su particular aventura por los micrófonos pegados bajo las mesas.

¡Qué decir de la decoración!, es apacible y sencilla: los manteles camuflados y las cacerolas en forma de casco proporcionando un toque original. El servicio es muy detallista: envueltos en el vapor de la cocina, unos cabos del ejército, los cuales siguen sueltos, controlan a través de los audífonos el buen funcionamiento de la cocina.

Tan pronto como tomamos asiento, un diligente camarero dejó su lectura y se acercó a la mesa para tomar el pedido: “¿Los civiles qué van a ordenar?“

El menú era variado, habiendo desde lengua a la Marta Lucía en salsa de queso azul, hasta un bistec a caballo acompañado de un tinto, también a caballo, que podía venir con tres huevos si uno demostraba que era terrateniente.

Elegí un picadillo a la Rito Alejo, este vino en su punto, y lo acompañé con unas crujientes ubres a la Lafaurie. La carne estaba muy bien curtida, y venía servida en delicados cortes, pero no tenía agallas.

Para terminar elegimos una tarta de queso, la cual vino con frambuesa por encima y parecía casera, hay que decir que estaba muy buena y podría ir nada más que para repetir ese postre.

Salimos contentos de este rincón, donde comimos genial y nos atendieron perfectamente, recomendamos que lo prueben por ustedes mismos.

Deja tu opinión

Pin It on Pinterest

Share This